Cargando...
Agua de pozo potable

¿El agua de mi pozo es potable?

El agua de un pozo ha sido tradicionalmente el suministro de agua de muchos hogares durante varias generaciones. Hoy día, generalmente, las ciudades y los pueblos cuentan con sistemas de agua potable seguros y sofisticados, aunque todavía quedan algunos lugares que se abastecen con agua de pozo. Si eres uno de ellos y cuentas con un pozo, debes conocer cuales son sus principales problemas y como saber si su agua es potable.

Principales problemas del agua de pozo

El agua potable o agua para el consumo humano, es el agua que puede ser digerida sin poner en peligro la salud. 

Por ello, el agua potable debe ser inodora (sin olor), incolora (sin color), e insípida (sin sabor), además de cumplir con varios estándares de calidad. 

Según Pocerias sin zanja, el principal problema que encontramos es la falta de control y garantías sanitarias de cualquier agua que no provenga de los sistemas habituales de distribución local. Debido a las compañías de distribución de agua, los hogares situados en ciudades o pueblos tienen asegurado que el agua del grifo reúna las condiciones óptimas para el consumo.

Sin embargo, en el agua de pozo no existe ningún organismo de control obligatorio ya que el pozo es una propiedad privada, por lo tanto, tiene que ser el dueño el que testee la calidad del agua. 

A primera vista, el agua de pozo puede parecer buena, transparente y apta para el consumo. No obstante, los microbios, virus y otros microorganismos no se ven aparentemente y pueden generar importantes riesgos para la salud. 

La contaminación en el agua

El agua contaminada es un problema real que no solo existe en el tercer mundo. Por este motivo, es importante tener garantías de que el agua del pozo es potable. Cuatro de cada diez ríos de España no pasan el corte de calidad y esto supone malos olores e, incluso afecciones.

Del total de las masas de agua superficiales como ríos, lagos o masas de transición y costeras, un 44% están afectadas por contaminación puntual. Es decir, están contaminadas por vertidos controlados o autorizados. Y otro porcentaje similar está contaminado por fuentes desconocidas o difusas.

La mayoría de la contaminación proviene de  los cultivos tratados con agroquímicos que arrastra la lluvia. Muchos de estos agroquímicos tienen un origen sintético, que aumenta la presencia de nitratos y fosfatos, llevando a problemas de eutrofización de las aguas.

Es decir, consiste en el enriquecimiento de las aguas con nutrientes, a un ritmo tal que no puede ser compensado por la mineralización total, de manera que la descomposición del exceso de materia orgánica produce una disminución del oxigeno en las aguas profundas.

Test para conocer si el agua del pozo es potable

Para determinar si el agua es apta para el consumo debemos llevar a cabo un test del agua para su potabilización. Mediante este examen podremos conocer cuál es su composición real y que cantidad y tipo de sustancias nocivas lleva el agua. Para llevarla a cabo se toma una pequeña muestra del agua y se traslada al laboratorio.

Posteriormente, los técnicos llevarán a cabo un análisis completo de la muestra extraída del pozo. En ella, determinarán los problemas que puede causar su consumo al ser humano y emitirán un informe. 

Normalmente, el agua de pozo tiene unos elevados niveles de bacterias, microbios y virus. Por eso es importante realizar un análisis para tratarla para su consumo. 

Si necesitas conocer de primera mano el estado del agua de tu pozo, contacta con nosotros y te enviaremos un kit analítico para que conozcas su composición. 

Deja una respuesta