Cargando...
Agua potable proceso

¿De dónde viene el agua potable que llega a nuestras casas?

Si pensamos en nuestra rutina diaria, ¿cuántas veces abrimos el grifo? Desde que nos despertamos hasta que nos echamos a dormir. Nos lavamos los dientes, nos duchamos, cocinamos, bebemos agua… Pero nunca hemos pensado de dónde viene el agua que llega al grifo de casa. ¿Sabes cuáles son los pasos por las que pasa el agua potable para llegar hasta nuestra casa? Si te lo estás preguntando, sigue leyendo, te lo contamos. 

Para que el agua de calidad llegue a nuestra casa de forma tan sencilla, es necesario que muchas personas trabajen en una infraestructura adecuada. Desde la captación hasta el abastecimiento, miles de personas trabajan vigilando que no haya ningún problema en el suministro y la gran red de tuberías que recorren nuestro subsuelo. 

Además, deben hacerlo siempre bajo los criterios sanitarios de la calidad de agua de consumo humano establecidos por el Real Decreto 140/2003, del cual hemos hablado anteriormente en nuestro blog. Entonces, ¿cuáles son estos pasos que sigue el agua hasta llegar a nuestras casas?

Proceso de potabilización del agua

Sin duda, el agua es un elemento vital para el ser humano y para cualquier otro organismo vivo. El 70% de nuestro cuerpo se compone de ella. Es tal nuestra necesidad, que hemos ideado y perfeccionado un sistema que nos proporcione agua potable de forma rápida y eficaz. 

Captación

El abastecimiento de agua potable comienza con la captación de agua bruta en zonas de aguas superficiales, subterráneas o agua de mar. Es decir, se recoge agua de embalses y ríos, pozos, manantiales… para llevarla a la planta de abastecimiento donde se tratará y potabilizará. Los municipios y ciudades costeras, suelen tener un mayor problema para encontrar este tipo de zonas. Por eso, suelen utilizar el agua de mar filtrada en plantas desalinizadoras. Una paso más que se suma a este complejo proceso. ¿Cómo se realiza la sustracción de agua? Mediante sistemas de bombeo hidráulico que controlan la cantidad de agua que se suministra a la planta de abastecimiento.

Potabilización

El agua que se sustrae de estas zonas no cumple los parámetros de calidad del agua establecidos. Es decir, no es agua potable. En ocasiones, puede que tenga sustancias tóxicas o nocivas y, por lo tanto, no son aptas para el consumo humano aún. Por eso, se eliminan estas sustancias a través de diferentes tipos de tratamientos

Los más utilizados son la ósmosis inversa, descalcificación y desinfección con cloro. Cada uno de ellos se utiliza en función de la calidad del agua y su procedencia, incluso, pueden usarse varios para tratar la misma agua.

La ósmosis inversa es uno de los más eficaces. Su objetivo es lograr un agua más pura sin ningún tipo de bacteria o virus que pueda perjudicarnos. La descalcificación de agua, como dice su nombre, se utiliza para tratar la dureza del agua bruta. Es decir, eliminar el excedente de cal lo que mejora su sabor y previene dolencias relacionadas como las piedras en el riñón. Por último, el tratamiento con cloro tiene como objetivo hacer potable el agua desinfectándola eliminando cualquier contaminación del agua. 

Transporte y almacenaje de agua tratada

Una vez se ha tratado el agua y cumple con la calidad mínima establecida por la salud pública, se almacena en unos tanques o grandes depósitos para agua tratada. Estos depósitos están conectados con la red de distribución. Estas cañerías están conectadas con los municipios  ciudades cercanas.

Distribución

Estas cañerías abastecen viviendas, hospitales, escuelas, empresas… Es decir, todo tipo de edificio que tenga acceso a agua. Para garantizar la calidad de la misma y el estado de dicha red de distribución, existen una serie de centros de control y estaciones remotas. Los centros de control se encargan de aumentar o disminuir el suministro de agua a la red para adaptarla a la demanda. Además, recibe información sobre el consumo y las anomalías de las estaciones remotas.

Las estaciones remotas son las encargadas de controlar la calidad del agua en todo su recorrido. Se dedican a corregir su composición a través de diferentes sistemas químicos garantizando siempre su calidad. Regulan la cantidad de cal, el pH, su dureza, su pureza...

Consumo

Y así, el agua llega hasta nuestras viviendas con total garantía de calidad y cantidad. Sin embargo, hay mucha gente que prefiere dejar el consumo del agua proveniente de la red al mínimo por lo que consumen agua embotellada o utiliza otros sistemas de filtración y descalcificación en sus hogares. Cada zona tiene un tipo de agua debido a las diferencias que hay en este proceso y a su origen. Por eso, el sabor también cambia de ahí el consumo de agua mineral embotellada.

Y, después, ¿a dónde va ese agua?

Una vez consumida, el agua que cae por el sumidero se dirige al alcantarillado. El agua pasa a ser agua residual y se reconduce desde las alcantarillas hasta las estaciones depuradoras. Aquí, se eliminan las impurezas acumuladas en el agua ya usada reduciendo los riesgos ambientales y permitiendo que se reutiliza para usos secundarios como la agricultura, la construcción, la limpieza urbana… Aquella sobrante o que no pueda ser aprovechada se devuelve al medio natural vigilando que su estado no altere el medio al que va a desembocar. 

Deja una respuesta