Cargando...
Ahorro agua riego jardín

Guía para una casa autosuficiente en el consumo del agua

Antes de nada, es importante explicar qué es esto de la autosuficiencia energética. Cuando pensamos en ser autosuficiente en el consumo del agua, ¿qué se nos viene a la cabeza? Supone lograr una gestión de los recursos energéticos propios del hogar de forma que esté garantizado el suministro energético. Es decir, la idea es adoptar una estrategia para reducir el consumo energético  e incrementar la generación de energía local. Así, logramos disminuir el consumo de recursos energéticos fósiles y apostar por el uso de energías verdes o renovables.

¿Puedo ser autosuficiente en el consumo del agua?

La respuesta no es tan rotunda como nos gustaría. Cuando hablamos de autosuficiencia o eficiencia energética lo primero que pensamos es en el consumo de la luz. Sin embargo, ¿por qué no trasladar este concepto a nuestro consumo de agua? En definitiva, la idea es lograr una mayor eficiencia con el uso del agua de nuestro hogar, local, negocio, campo…  Sin embargo, reducir el consumo de agua no es nada fácil. ¿La clave? Buscar fuentes de suministro de agua alternativos.

Si pensamos en en nuestra relación con el agua, veremos que es uno de los recursos que más utilizamos. Por eso, puede que la solución sea combinar ambos: suministro y abastecimiento. Como ya hemos mencionado en otros artículos de nuestro blog, el consumo medio de los hogares es de unos 132 litros pos habitante al día. Algunos de los quehaceres diarios en los que más agua consumimos son la ducha con unos 100 litros o el empleo de la lavadora con unos 80 litros de media.

Cómo reducir el consumo de agua

La factura media de los españoles ronda los 96 euros al año. Lo que ocurre es que el precio del agua es muy dispar en función de la zona en la que vivimos. Esta diferencia puede ser de hasta un 350%. ¿A qué se debe este cambio del precio? Principalmente a los gastos de saneamiento que, dependiendo de la residencia, pueden ser de hasta cinco veces mayor.

Aunque nos lo hayan recordado muchas veces a lo largo de la vida, la clave del ahorro del agua está en los pequeños detalles. Cerrar el grifo mientras nos lavamos los dientes, usar el agua solo para enjuagar los platos… Son pequeñas cosas que a priori pueden parecer bastante tontas pero son las que más agua consumen. Es decir, la clave está en mantener el grifo siempre cerrado cuando no se esté utilizando.

Sin embargo, existen otros métodos o trucos con los que podemos notar ese ahorro. Por ejemplo, instalar reductores de caudal en aquellos aparatos en los que el agua sale mediante filtros. Así, podemos llegar a ahorrar entre un 18 y un 47% en el consumo del agua, incluso puede llegar a un 79%. Además de reductores de canal podemos instalar aireadores de agua o sistemas interruptores de caudal.

Y, si nos gusta la jardinería y tenemos plantas en casa o en el jardín, podemos ahorrar algo de dinero evitando que el agua se evapore. ¿Cómo? Regando las flores por la mañana temprano o por la noche para que absorba el agua y esta no se evapore. Así, evitaremos tener que regar las plantas más a menudo. Lo más interesante es tener un sistema de riego por goteo ya que, así, se puede llegar a gastar hasta 5 veces menos de agua que con uno tradicional por aspersión. No te preocupes, no tendrás ni que acercarte a la tienda, puedes fabricar tu sistema de riego por goteo en casa.

En definitiva, no podemos tener aún un sistema completamente autosuficiente en el consumo de agua de casa si dependemos de la red de distribución local. Sin embargo, podemos ser eficientes en el gasto diario y así, ayudar tanto a nuestro bolsillo como al medioambiente.

Deja una respuesta