Cargando...
La importancia de hidratarse

La importancia de la hidratación, ¿qué necesita el cuerpo?

Como hemos mencionado en más de una ocasión y como ya sabréis, cualquier organismo vivo necesita agua para mantenerse sano. El ser humano, en concreto, está compuesto en su mayoría por agua con un 70%. De ahí, la importancia de la hidratación. Independientemente de la cantidad de deporte que se practique o del metabolismo de nuestro cuerpo, beber agua es vital para nuestro bienestar y nuestra salud.

El cuerpo humano es una máquina con dos tercios de agua de su peso. Tanto la sangre como la masa muscular o la estructura ósea tienen un alto porcentaje de la misma. Por eso, es importante que permanezcamos hidratados y que nuestro contenido en agua y sus niveles se mantengan en un buen nivel para que las reacciones químicas que se producen en él no se desajusten y que todos los nutrientes lleguen correctamente a los diferentes órganos y tejidos.

Sin embargo, perdemos agua constantemente y es complicado mantener estos niveles. Al orinar, sudar e, incluso, respirar estamos perdiendo agua. Por supuesto, al realizar cualquier actividad física, el agua desaparece a mayor velocidad y en mayor cantidad y es imprescindible recuperar esas sales minerales como el sodio

Hidratarse en el día a día

Siempre hemos escuchado eso de beber mínimo dos litros de agua al día y, aunque nos hayan inculcado este hábito desde pequeños, en realidad no hace falta ser tan estrictos ya que cada cuerpo es diferente y, además, tenemos que contar con los diferentes líquidos mediante una dieta variada y alimentos ricos en agua como la lechuga, el tomate o la sandía. Además, tenemos que contar con las infusiones, la leche o los zumos que tomamos. Incluso la cerveza cuenta ya que contiene prácticamente un 90% de su composición.

Signos de deshidratación

Por eso, puede que seas una persona que bebe mucha agua en su día a día y, aún así, tener síntomas de deshidratación. Uno de los síntomas más claros de la deshidratación es la sensación de sed. Puede parecer lógico pero, ¿es normal tener sed constantemente? Por supuesto, no. Esta deshidratación puede provocar dolor de cabeza, calambres musculares, cansancio tanto físico como mental y estreñimiento. Además, provoca tener una orina más oscura y turbia por lo que esto puede ser un signo de falta de agua en el cuerpo.

La sensación de sed constante puede ser el resultado de algún tipo de enfermedad como la presencia de altos niveles de azúcar en sangre lo que puede dar un caso de diabetes. Sin embargo, también puede ser a causa de grandes cantidades de comida muy condimentada o salda o pérdidas de líquidos corporales principalmente del torrente sanguíneo hasta los tejidos ya sea por una afección o infección grave.

¿Es posible beber demasiada agua?

Como hemos comentado, el cuerpo debe mantener un equilibrio por lo que no es sano un bajo consumo de líquido ni tampoco beber una cantidad de agua desmesurada. La clave está en una correcta hidratación. Beber demasiada agua puede provocar una disolución de las sales corporales conocida como hiponatremia que puede provocar confusión, desorientación, fuertes dolores de cabeza, vómitos y calambres musculares.

En definitiva, tanto el exceso como la carencia de agua suficiente puede acarrearnos problemas en nuestro día a día y graves repercusiones en nuestra salud. Aunque los síntomas puedan parecer leves son solo un signo de esa incorrecta hidratación. Además, no solo es importante mantener ese equilibrio sino consumir agua de calidad para mantenernos sanos y con fuerza.

Deja un comentario